Problemas circulatorios y sobrepeso

Entre las diversas dificultades que se relacionan con la obesidad, se encuentran los problemas circulatorios. Este tipo de afecciones consisten en la dificultad que tiene la sangre para discurrir en el interior de los vasos sanguíneos, lo que trae aparejados accidentes vasculares con diversas consecuencias, que resultan de mayor gravedad cuanto más importante sea el grado de obesidad. A este respecto, los problemas cardíacos son evidentemente más frecuentes que en individuos no-obesos. En lo que atañe a las patologías vasculares, el sobrepeso influye de forma notable en la aparición de várices, flebitis, infecciones en pies y piernas y alteraciones arteriales.

Estos problemas surgen como consecuencia de la instalación de placas de colesterol en las paredes de los vasos sanguíneos, obstaculizando la distribución de la sangre a las diversas partes del cuerpo. El síntoma que se presenta más frecuentemente en las personas con sobrepeso que experimentan problemas de circulación en las extremidades inferiores es un dolor extenso y con gran intensidad en una de las piernas o en ambas; lo que produce problemas para caminar y en ocasiones puede resultar incapacitante; otros signos incluyen inflamación y edema, disminución de la sensibilidad y alteración en el color de la piel en esa zona.

En los casos de insuficiencia arterial aguda, la causa radica en la aparición de un coágulo que impide la incorrecta circulación sanguínea; su extirpación debe ser inmediata ya que compromete seriamente la integridad de esa extremidad. La región que resulta más afectada es la parte superior de la rodilla o las zonas inferiores a ella, donde pueden constituirse los coágulos y estimular el asiento de colesterol causando dolor –a nivel muscular-, el que se incrementa al ponerse en movimiento cuando la persona camina, dado que es requerida una mayor cantidad de sangre en esos tejidos.

El sobrepeso agrava este tipo de cuadros al determinar un aumento en el volumen de sangre, y causando alteraciones significativas sobre todo en la red venosa, ya sea dilatando los vasos, o haciendo su trayecto más sinuoso. Así es que se instalan várices y procesos de flebitis (inflamación de las venas). Las primeras producen sensación de picazón, ardor y piernas adormecidas o “pesadas”, en tanto que la flebitis provoca principalmente dolor. Las consecuencias de estas afecciones no son tan graves como en una insuficiencia arterial –que puede requerir incluso de amputación-, pero su tratamiento y mejoría tiene pronósticos más favorables cuanto más precozmente se detecten.

Descargar Libro Abdomen Plano
Descargar Libro comidas adelgazantes

Add Comment