Cómo motivarse para hacer ejercicio

Dentro de las recomendaciones que siempre se enumeran para la prevención de muchas enfermedades y también para el mantenimiento de una vida saludable, además de los consejos en lo que tiene que ver con la alimentación y los tratamientos específicos, se menciona la realización de ejercicio y actividad física frecuente; la mayoría de las personas sabe que mantenerse en movimiento aporta una considerable cantidad de beneficios pero aún así, les cuesta comenzar a poner en práctica esa actividad, o luego de haber iniciado con entusiasmo lo suspenden hasta abandonarla completamente.

 

En primer lugar hay que recordar las patologías (muchas de ellas graves) que se pueden evitar manteniendo un hábito tan saludable como el ejercicio físico; entre ellas se encuentran varios tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares, respiratorias, patologías de aparato locomotor (huesos y articulaciones), obesidad y sobrepeso y diabetes. Algunos estudios específicos han mencionado influencias positivas en la piel, a nivel ocular, beneficios en la fertilidad y mejora de los mecanismos de defensa del organismo. Por otra parte, en ciertas enfermedades ya instaladas la actividad física favorece la recuperación y calma el dolor, como en el caso de la artritis.

 

Asimismo, realizar ejercicio y tomarlo como un hábito eleva el autoestima y la calidad de vida (previniendo la depresión), contribuye a aumentar la eficiencia en las tareas cotidianas, infunde más energía y vitalidad, incrementa la claridad mental y la creatividad, y ayuda a dormir mejor.

 

Es importante saber que no es necesario llevar a cabo una rutina exigente para poder empezar a beneficiarse; con una sencilla caminata de 20 a 30 minutos diarios ya es un gran avance hacia un estilo de vida más saludable. Para darse ánimo y hacer el momento del ejercicio más ameno, muchas personas optan por poner buena música, por ejemplo cuando el entrenamiento se realiza en casa. A otros les alientan más los deportes que pueden realizarse con otras personas, como el tenis o juntarse para realizar las caminatas, salir a correr, andar en bicicleta o practicar natación; una buena costumbre es la de formar un equipo con amigos y marcar un día a la semana para jugar baloncesto, fútbol, o volley, esto genera un compromiso con el resto de los compañeros, que hace que no se posponga la concurrencia a la actividad.

Otros consejos:

  • Elegir en lo posible hacer los ejercicios en las primeras horas de la mañana, para comenzar el día con más energía y saber que ya se cumplió con la tarea
  • No pasar más de un día sin entrenar
  • Pensar en el objetivo por el que practica la actividad: conseguir una buena figura, mejorar el rendimiento físico, mejorar la salud; ello resulta estimulante y evita el abandono

 

 

 

Add Comment