Bajar de peso en invierno

Durante los meses más fríos del año es habitual notar un incremento del apetito, ya que el organismo necesita de más energía para cumplir con sus requerimientos básicos, entre los cuales se encuentra la producción de calor. Sin embargo, esto no quiere decir que esté permitido ingerir todo tipo de alimentos con alto contenido de calorías, sin control.

Lo que hay que tener en cuenta es la clase de nutriente presente, y la temperatura a la que se ingiere, no tanto la cantidad de alimento. Existen comidas que brindan la cantidad adecuada de energía, necesaria para cubrir los requerimientos metabólicos sin propiciar un aumento de peso.

Los especialistas aconsejan que no transcurran más de 4 horas de una comida a otra; si este período se alarga es bueno recurrir a una colación baja en calorías para que el apetito no se intensifique, puede ser una taza de café preparado con leche descremada que aporta proteínas y la temperatura apropiada sin tener un alto contenido energético. Antes de cada comida es bueno tomar un caldo o sopa liviana; por ejemplo luego de hervir pollo desgrasado a ese caldo se le puede añadir verduras; para variar el menú diario y equilibrar el contenido de nutrientes se recomienda usar diferentes vegetales cada vez.

Para el almuerzo es conveniente elegir carnes magras, pollo desgrasado, pescado o mariscos, acompañados de verduras al horno o salteadas en aceite vegetal; estos alimentos realizan un buen aporte de proteínas pero contienen baja cantidad de lípidos. También es posible preparar tortillas usando solamente la clara del huevo y cocinándolas al horno en vez de fritas. Como postre se puede elegir una gelatina light, manzanas al horno o preparadas como compota.

En cuanto al desayuno algunas de las alternativas que recomiendan los nutricionistas son: un vaso de yogurt light y una fruta; una taza de café o té con edulcorante, 50 gramos de queso magro o jamón de pavo y un vaso de jugo de naranja; una taza de leche descremada con café o té con edulcorante y 50 gramos de queso magro.

Además de estas medidas con respecto a la alimentación, debe agregarse un plan de ejercicios que evite el aumento de kilos y si es posible, permita adelgazar. Lo ideal es la actividad física que pueda realizarse bajo techo; luego basta con una ducha caliente para mantener la temperatura del cuerpo y relajarse física y mentalmente.

Add Comment